Lo haría, pero necesito los huevos.

Decía Freud que observaba que era común entre sus pacientes el hecho de no querer curarse. Querían que sus síntomas mejoraran, claro, pero no hasta el punto de que les dieran el alta. “¿Era Freud un tío muy atractivo?”, es lo primero que uno piensa. Personalmente, creo que no se trataba de eso.

Hay un término en psicología que se llama “retribución patológica”. Más allá de que a los psicólogos les encanta meter la palabra “patológico” en todo aquello que pueden, el término hace referencia a la “recompensa” que las personas obtenemos al perpetuar conductas objetivamente dañinas para nosotros.

Por ejemplo, los pacientes de Freud: ¿por qué no querían curarse? Porque dejarían de ser enfermos. Está claro que no-ser enfermo es objetivamente mejor que serlo. Pero hay ciertas “retribuciones” en el hecho de permanecer enfremo: alguien debe cuidarte. Esto es, no tienes que hacerte cargo de ti mismo. No tienes que responsabilizarte de ti mismo.

Este es un ejemplo que puede parecer lejano y anecdótico, pero todos mantenemos conductas de este tipo de manera cotidiana: ¿por qué no dejamos de fumar? ¿Por qué mantenemos relaciones tóxicas? ¿Por qué saboteamos nuestros sueños? ¿Por qué nos machacamos a nosotros mismos? Por las retribuciones patológicas que obtenemos de estas conductas.

En el mundo de la música, las conductas de este tipo abundan especialmente. “Si dejara de fumar, cantaría con todo mi potencial” – pero no lo dejas. “Si tuviera suficiente formación musical, me contratarían como músico de estudio” – pero no te formas. “Si creyera más en mi, tocaría mis propios temas” – pero tocas versiones.

¿Qué retribución patológica se obtiene de ser un “artista en la sombra”, es decir, de ser mucho más pequeño como artista de lo que realmente eres? Creo que la principal es la garantía de no fracasar.

Si juegas a ser pequeño, si no te muestras al mundo, si machacas tu cuerpo o tu mente, si te instalas en la queja o la duda…entonces no vas a tener éxito, claro que no, pero será decisión tuya. Nunca te pondrá a prueba la realidad, nadie podrá decirte que es que no tienes talento, o no emocionas, o no eres lo bastante guapo…o lo que sea que a tu ego le da terror oir en boca de los demás (porque te lo dices con tu propia voz cada día).

¿Cuál es el primer paso para abandonar estas conductas autodestructivas?

Creo que, en general, uno se da cuenta de qué conductas no le hacen bien. Pero sinceramente (o inconscientemente) cree que necesita las retribuciones de esa conducta. El primer paso es darse cuenta de que no es así: la retribución de seguir siendo un enfermo / fumar / no formarse / no mostrarse  (etc.) es muy inferior a la retribución que obtendríamos al abandonarlas. Pagamos un precio muy alto por una recompensa muy pequeña.

Como decía Woody Allen al final de Annie Hall: “Y, y recordé aquel viejo chiste. Aquel del tipo que va al psiquiatra y le dice: doctor, mi hermano está loco, cree que es una gallina. Y el doctor responde: ¿pues por qué no lo mete en un manicomio? y el tipo le dice: lo haría, pero necesito los huevos.”

Pues bien: no necesitamos los huevos.

Anuncios

2 comentarios en “Lo haría, pero necesito los huevos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s